¡Ya elegí título!

Bueno, sólo decir que por fin se me ha ocurrido un título. Al final lo he decidido por mí mismo… casi nadie me ha ayudado en los comentarios, ¡y eso que lo puse de frase en el Messenger! Sólo comentó Bydiox y me dijo que debería ser personal, y por ello elegí éste, que es bastante personal, ya que el nombre escrito así tiene historia y la frase… pues también, jeje.

El nombre viene de una anécdota que tuve con un profesor de la E.S.O. en el Colegio Claret de Aranda de Duero llamado Alejandro (sí, el profe de ¡ni flores! y que se emocionaba contando las clases… y que además era superduro en los exámenes). A él siempre le gustaba llamarme Rafa, que para amigos y conocidos me gusta, pero para la familia y los profesores me suena muy raro, exceputando a mi jefa de este verano, Elena, que no me sonaba mal. El caso es que un día me harté y siempre que me llamaba Rafa, yo le contestaba “…el”. El profesor se quedaba todo pillado (no contestaba a su pregunta), y tras varias veces, creo que en algunas me llamaba Rafael. Luego terminé la E.S.O. y me tuve que ir a hacer el Bachillerato a otro lado.

Y en cuanto al resto de la frase, todo es culpa de estos amigos de Valladolid. El primer año que vine para la capital de la región, yo era un niño bueno de pueblo-ciudad muy casero, de esos que parece que no había roto un plato en su vida. Pero tras conocer a todos “capullos” y “capullas” de los pueblos de la región (sí, sois mis capullos que siempre vais a estar a mi lado, aunque la flor crezca), acabaron por “desgraciarme” y hacerme universitario a pasos agigantados. Desde ahí, empezaron a decirme que era “la voz de la inconsciencia”, ya que salía el que más, bebía como un buen arandino (borracho pero fino) y aguantaba luego para ir a clase durmiendo apenas 3 horas. Ahora recuerdo esos momentos y me alegra haberos conocido a todos y a todas, aunque ya no salga tanto como antes, que ya tengo ganas de ser ingeniero.

Pepito Grillo, la voz de la in-consciencia

Y para remate, David (o más conocido como Parrao, el radiopatio de los apartamentos) me regaló en un amigo invisible que hicimos un muñequito muy majo, del cual os dejo una foto arriba. Ahora Albano va a saber cuál fue uno de los tres regalos que me hicieron, jeje.

Un fin de semana movidito

A pesar del momento de cabreo que tengo ahora (y el que tuve el sábado por la mañana), he pasado un fin de semana genial.

Estoy cabreado porque la profesora de Bases de Datos, Mercedes, nos puso una fecha de entrega para una revisión (19 de noviembre) y posteriormente la cambió sin aviso al 11 de noviembre a las 23:55 horas (es decir, hace unos minutos que deberíamos haberla entregado). Mañana veo que se monta en clase. Ojalá se monte.

Otro de los cabreos es con la Junta de Castilla y León de Aranda de Duero. Fui a entregar la beca de la Junta este sábado por la mañana (como hacía otros años atrás) y, además de no haberme enterado del traslado de las instalaciones, habían modificado el horario de atención al público siendo de lunes a viernes de 9 a 14 horas. ¿Por qué trabajan sólo 25 horas a la semana cuando se deberían trabajar de 35 a 40 horas? ¿Por qué yo tenía que trabajar más de 40 horas a la semana y ellos no? Cada vez estoy más seguro que los funcionarios son más vagos que la chaqueta de un guardia (de los de la Policía Local de Aranda, que los de aquí sabemos por qué, jeje).

Aparte de esto, el resto fue genial. El sábado estuve en el SIMO y estuve viendo todas las movidas que habían puesto este año. Es la primera vez que voy al SIMO (me pilló por sorpresa, ya que fui con mis tíos que me avisaron el viernes por la noche) y a pesar de que me dijeron que no estaba muy allá, me gustó. Había mogollón de portátiles, fijos, servidores, televisiones, impresoras, videoconsolas, móviles… y todo conectado a Internet. También estuve trasteando con un iPhone que tenían de muestra y me enamoré de él. Reconocía bastante bien todas las pulsaciones que daba (a los aparatos les suele costar reconocerme, tengo un problema con ellos) y va bastante ágil como a mí me gustan. Me resultó curioso que hubiera tantos stands sobre seguridad en los hogares y vigilancia en las empresas, donde proponían muchas ideas innovadoras, como fichar con la huella digital o cerraduras también con huella digital. Para finalizar el día, una cena entre familia y unos amigos de mi madre en la que nos relajamos hasta las 2 de la mañana.

Otra de las cosas que he hecho ha sido ir al cine a ver la película de “El orfanato” este domingo por la tarde. Quiero recomendar esta película a todo el mundo, ya que está genial. Belén Rueda actúa de maravilla y el niño, a pesar de ser pequeño, también. No es una película de miedo, como se puede suponer viendo los anuncios de la televisión, sino una película de misterio (y con algunas pocas escenas bastante asquerosas, jeje) donde la historia te hace seguir la trama en todo momento y donde el final deja un sabor agradable de boca. Remueve mucho los sentimientos interiores (por lo menos a mí) ya que lo que se cuenta da mucha penita. Espero que podáis verla en el cine, o sino a través de una descarga de las llamadas ilegales, alquilada en un video-club o cuando salga en DVD u otro medio.

También ha habido otras muchas más cosas, pero esas son rutinas típicas de cada fin de semana que hacen que me sienta bien y que me guste venir para casa.

Mi primera entrada

Hola a todos.

¡Por fin he empezado a escribir en este blog! Aunque aún no sé cómo titularle, es lo más complicado. Se me habían ocurrido muchas formas de llamarle, pero ninguna me ha convencido, así que he preferido que vosotros/as decidáis cómo se debería titular, más que nada porque tenéis una visión de mí diferente a la que yo tengo propia sobre mí.

Al final me decidí a crear un blog porque muchos de mis contactos del Messenger me decían que mis nicks describían mi vida diaria pero en forma esquemática, y que todo eso lo podía ir contando en un blog, que cabe más. Así que he decidido montar este blog. Pensé que lo que más me iba a costar era instalarlo en el servidor web, pero resulta que es muy sencillo esto del WordPress.

Me decidí por WordPress ya que todos los blogs de mis amigos están en este sistema y porque me dijeron que era lo más manejable que existía en cuanto a blogs. Y es verdad, puedes modificar todo lo que te dé la gana (siempre que lo montes en tu propio servidor, porque sino las opciones son muy limitadas, la verdad).

Espero contar las cosas lo mejor que pueda, aunque me va a costar bastante, porque esto de escribir no es lo mío. Igual me sirve para liberarme un poco en esto de la escritura (aunque no tanto como Bydiox, que escribe muy bien). Seguramente mis historias hablen mucho de la “mala suerte” que tengo… aunque mejor se debería decir de que la Ley de Murphy en mi caso se aplica a la perfección: “Si algo ha de salir mal, seguro que sale mal”. Y es que toda mi vida me ha ocurrido esto, como por ejemplo: si está por romperse el lavavajillas de casa, sin preocupaciones, que llega Rafael y se le rompe, jeje. Aunque también espero escribir alguna historia friki como las que hay en el blog de PaToRoCo, e historias de recuerdos y de la vida cotidiana como Mario.

Bueno, pues como mi primera entrada parece bastante larga, y tampoco quiero aburrir. Sólo espero opiniones sobre cómo titular el blog y sobre qué os parece que escriba mis movidas por aquí.

Un abrazo para todos y un besito para todas (siempre me gustó esta despedida).