Fiestas de Aranda 2008 (IV)

Y Aranda sigue de fiestas, aunque estos días con más tranquilidad, debido a que miércoles, jueves y viernes son días de trabajo (pero no intensivo, jeje). Voy a juntar en esta entrada estos días, ya que, exceptuando el martes, no han sido muy notorios.

Como el resto de días anteriores, las mañanas “ausente”. Y como el resto de días anteriores, hicimos la bajada de toros sin ir a los toros, pero esta vez con homenaje a la Reina y Damas de fiestas en el balcón del ayuntamiento. La Reina, muy jovencita con 18 años, es muy guapa; y las Damas, de 21 y 22 años, también lo son (las podéis ver en el programa de fiestas). Luego cenamos en la bodega, con una temperatura ideal.

Homenaje a la Reina y Damas

Como concierto y verbena a la vez tuvimos a La madre que los parió (martes 16 de septiembre, 24:00 horas, Plaza Mayor), un grupo de Sevilla con el que te ríes un montón. La actuación era de cinco personas medio disfrazadas que cogían una canción y ponían la letra de otra o criticaban a las canciones o cantantes de forma que te hacían reír. Quizás alguien ya les conozca, ya que estuvieron en “Tú sí que vales”, el programa de talentos de Telecinco, pero no les cogieron. Y de ahí a la cama, a descansar después de cuatro días de fiesta.

Luego, el resto de días, esos en los que no se sabe si aún estás de fiesta, estás de descanso o estás trabajando, son en los que se realizan las vaquillas mañaneras y las cucañas (a las cuales no he asistido por su pronto horario… lo que me gusta dormir, o peor, lo que me gusta trasnochar). A lo que sí he asistido es a los conciertos que dieron y a la presentación del PFC de Marta y Santi el jueves en Valladolid, con un 9.3 de nota final y los comentarios desagradables de Mercedes (esa profe estúpida de Bases de Datos). ¡Mi enhorabuena a los dos! Ya tenemos entre nosotros a dos I.T. Informática de Gestión más.

El primero fue del Nuevo Mester de Juglaría (miércoles 17 de septiembre, 24:00 horas, Plaza Mayor) que se trata de canciones castellanas de esas de toda la vida, pero con un toque más moderno en cuanto a instrumentación (había violines, bajo, piano, guitarra, bandurria, dulzaina…). Todo el mundo cantaba en la plaza menos yo, que no conocía la letra de ninguna canción; luego ya me explicó mi tía que el resto los conocían porque anteriormente fueron muy famosos por allí, en la época revolucionaria. A quienes os guste este tipo de música, es recomendable.

El segundo concierto fue de una artista más famosa, Diana Navarro (jueves 18 de septiembre, 23:00 horas, Plaza Mayor), que cantó sus canciones con su potente voz, poniéndonos en muchos casos la piel de gallina. Además, la noche acompañaba con una temperatura veraniega (unos 22 grados). Me gustó mucho, aún cuando reversionaba sus canciones, dándolas otro toque, pero de recomendar… a los que les guste esta cantante. También, posteriormente al concierto, había una especie de verbena en la Plaza del Trigo, pero era tan, tan mala, que no pude aguantar.

Hoy viernes, además del resto de actuaciones, está el concierto de Extremoduro (viernes 19 de septiembre, 23:00 horas, Recinto Ferial), pero yo creo que no asistiré… no es que me guste mucho este tipo de música, sólo alguna de sus canciones (y muy pocas). También habrá una verbena del grupo Galeón; a esa sí que iremos toda la peña, después de la cena en sociedad en la bodega, para retomar el periodo festivo que dejamos el martes, jeje.

Edito: Parece ser que el concierto de Extremoduro fue un desastre, que debieron empezar muy retrasados, parar miles de veces porque les molestaba que les vieran desde fuera sin entrada (que hubieran tapado mejor la zona, no te…), tocaron poco e hicieron descansos enormes. Por esos comentarios, se podría decir que, o estaban muy colocados, o se les ha subido la fama a la cabeza, o son estúpidos simplemente. Por tanto, un NO recomendable como concierto (dicho por mi hermana y amigos que sí asistieron). En cambio, la verbena una gozada, ya que animaban al personal con chorradas y tenían música de la de ahora, de esa que sale en la Cadena Dial y los 40 Principales.

Fiestas de Aranda 2008 (III)

Tercer día festivo en la capital de la Ribera del Duero, pero primero no laboral para los trabajadores. Hoy el día comenzaba igual que cualquier otro: durmiendo hasta la hora de comer, provocado por venir de la verbena a altas horas de la mañana, para luego seguir de fiesta por la noche.

La tarde empezó con la asistencia a las barracas, o cochecitos o “la feria” (según personas) acompañando a mi prima pequeña, que ya tenía mono, jeje. Luego siguió con la típica bajada de los toros sin ir a los toros, aunque no hasta el final, ya que el novio de mi hermana, Alberto, me invitó a la cena de celebración de su cumpleaños, junto con David y Mario, dos amigos más. Estuvo muy bien la cena, unas pizzas hechas en horno de leña de la Cantinaccia… mmm. Lo siguiente, un popurri entre botellón, barracas y verbena.

Hoy, como estos días atrás, había un concierto y una verbena. El concierto era de Antonio Orozco (lunes 15 de septiembre, 23:45 horas, Centro Cívico), al cual por otros planes no asistí, pero lo que se oía desde lejos parecía sonar bien, por lo que ha tenido que estar bien. La verbena era del grupo “Radar” y no sonaba muy mal, por lo menos las últimas canciones que tocaron, jeje.

Y así, en resumen y abreviando bastante, son los días de fiesta por Aranda. Quizás estas entradas no sean muy interesantes para mucha gente, pero más que nada es para animar a aquellos que andan ociosos a que se acerquen otro año, que vean que tenemos actuaciones bastante buenas y mucha fiesta, que de aburrirse nada de nada. Y ahora a la cama a descansar, que mañana es otro día largo (aunque no asista a las dianas, jeje).

Fiestas de Aranda 2008 (II)

Otro día de fiestas en Aranda. Hoy domingo, el día de la función. Aunque la tradición nos manda ir a misa por la mañana y luego dar una vuelta por el centro hasta la hora de comer, creo que en todos los años de mi vida sólo ha ocurrido en una o dos ocasiones. Siempre, después de empezar las fiestas fuerte, y más cuando toca algo de frío por la noche, gusta quedarse en la cama justo hasta la comida (ya puesta y servida, por supuesto).

Después, lo lógico hubiera sido ir con prisas para la corrida de toros, pero como el ayuntamiento es un cagao y el empresario un mafioso existen algunos problemas con la legalidad de la plaza, este año no toca, respetando la decisión votada por nuestra peña de no ir a los toros (aquí es el momento de decir que el empresario da a la peña abonos, es decir, todas las entradas de las corridas, por un precio “módico”). Así que tardes tranquilas nos esperan.

Pero ahí está la noche, que tras la bajada de los toros sin haber ido a los toros, encontrarme con Rubén y cenar en la bodega de la peña -unas mesas y bancos bajo la luz de la luna en pleno centro de Aranda-, se acude a los actos que el Ayuntamiento nos ofrece: concierto y verbena. En esta ocasión, el concierto gratuito era de Pignoise (domingo 14 de septiembre, 23:45 horas, Centro Cívico); llegamos a dos putas canciones un poco tarde porque la cena se alargó, pero sirvió para hacernos una idea de ellos: un directo bastante bueno, donde la batería y la guitarra eléctrica eran idénticas -misteriosamente idénticas- a las del disco y la voz sonaba genial. Se puede decir que es de los recomendables. Tras acabar es cuando vas a la verbena en la plaza, siempre en el puto descanso, que con algo de miedo llegas pensando si sonará bien o mal. En este caso, una orquesta llamada Golden, no nos decepcionó y sonaba bien, siendo ciento y la madre (unas 16 personas entre músicos y cantantes). Nos entretuvo un ratillo hasta que el cansancio del día llega pidiendo casa.

Ahora, aquí y a estas horas, preparándome para irme a dormir, ya estoy pensando en lo genial del día siguiente de fiestas y esperando que el resto de Aranda se lo esté pasando bien. Y los que no estén aquí (muchos, lo sé), pues que se animen algún año y vengan, que seguro que no les decepciona. ¡Y felices fiestas de nuevo!

Fiestas de Aranda 2008 (I)

Creo que estas fiestas son las primeras en cuatro años en las que no tengo ninguna preocupación más que la de levantarme por la mañana y divertirme por ahí. Eso de tener ya la matrícula hecha, tener todos los exámenes “en regla”, haber dejado el proyecto aparcado para octubre y no tener un trabajo al que acudir, hace que las fiestas arandinas sean más tranquilitas (dentro de lo que cabe).

Para los que no sepan sobre nuestras fiestas locales, decir que son en honor a Nuestra Señora la Virgen de las Viñas, empiezan el segundo domingo de septiembre y duran toda la semana (por lo que este año se celebran del 13 al 21 de septiembre) y cada año el ayuntamiento y otras asociaciones hacen más amenas las fiestas, con más actividades y actuaciones de mayor calidad.

De momento, este año hemos empezado con el concierto de Amaral (viernes 12 de septiembre, 22:30 horas, Recinto Ferial) el cual estuvo muy bien, ya que Eva tiene una voz en directo fascinante y la acústica de los instrumentos es fabulosa. Actuaron en un escenario enorme, junto con una iluminación muy lograda y un ambiente agradable, que hacían que los poquitos grados centígrados de una noche burgalesa pareciera más acogedora. No sabría cuantos asistentes seríamos, por miles se podrían contar y apurando quizás hasta diezmiles. En resumen, es uno de los conciertos-gira de los que se puede asistir sin arrepentirte de haber pagado por ello; también recomendables de los que ya actuaron en Aranda y a los que haya asistido son “El canto del loco” y “David Demaría” (este último también logra captar al púbico con su voz).

Como no, estas fiestas también han continuado en la mañana siguiente con el cañonazo ¿limpio? que nos anunciaba el inicio oficial de las fiestas patronales, aunque no puedo decir más ya que no asistí (la cama me sedujo y tuve que quedarme en ella). Posteriormente, para honrar a nuestra patrona, una tarde de ofrenda de flores en la ermita, donde todos los arandinos la agradecemos su estar. Y finalmente, la primera cena en la bodega de la peña “El Jarro”, esa roja-blanca-negra en la que estamos toda la familia y 200 personas más, para irnos a la verbena amenizada por Odessa, nuestro grupo local del que todos deberían tomar ejemplo.

Y para mañana más… ¡a seguir disfrutando de las fiestas, hasta que el cuerpo resista!