¿Dónde van nuestros impuestos?

Me voy a estrenar con mi primera entrada de opinión.

Resulta que andaba leyendo yo una noticia en un periódico digital local de Aranda de Duero cómo el PP preguntaba al PSOE -el que gobierna actualmente- que dónde iba a acabar la recaudación de 10 euros (o 20 euros para no empadronados en Aranda) que van a cobrar por las Colonias Urbanas que realizan anualmente todos los veranos. Antes no cobraban por este servicio, pero este año les ha dado por ahí.

Y yo me preguntaba:

– ¿por qué han de cobrar por unas Colonias Urbanas, que supuestamente están para aquellas personas que no se pueden pagar unas colonias privadas, si ya pagamos suficientes impuestos anualmente?

Y aquí fue cuando me dio por pensar, y me pregunté:

– ¿Y a dónde van todos esos impuestos que nos cobran si luego no vemos que hagan nada nuevo? ¿Por qué no arreglan eso que lleva roto, que no funciona, que no va desde hace tantos años?

Y es que si os ponéis a pensar, se pagan impuestos de circulación, basuras, servicio de agua, depuradora, reciclaje (ese impuesto revolucionario de Burgos para los que NO viven en Burgos capital), y venite mil más que se me olvidan, y luego vemos que hay calles que están destrozaditas por llevar más de 30 años sin arreglarse, el servicio de aguas limpias sufre fugas considerables al menos dos veces al año, las piscinas municipales llevan varios años sin abrirse porque no pasan la inspección, en el punto limpio te ponen multa si “abandonas” en la misma puerta un residuo por no haber llamado previamente y haber esperado con el trasto a tirar más de un mes, etc.

Por lo tanto, los impuestos que pagamos no van para lo que está mal y todo el mundo sabe qu está mal. Y no es por pensar mal, pero ver cómo el actual equipo de gobierno local se autosube los sueldos… Bueno, en un caso sí pensamos mal, en el impuesto revolucionario del Consistorio sobre el reciclaje, que se les escapó que iban a cobrar 45 euros al año porque no les llegaban los sueldos. Y luego que estamos en crisis…

¿Qué opináis sobre este tema? ¿Os pasa lo mismo, que no sabéis para dónde van todos esos impuestos que pagamos? ¿Que todo lo que está mal en nuestros pueblos sigue mal durante años? ¿Que es lógico tras las campañas políticas y al ser elegidos, todo aquello que criticaban por estar mal, sigue mal?

Y se vuelve a repetir la historia…

Hola de nuevo, lectores y lectoras (como insta el Gobierno a que digamos).

Lo primero de todo y antes de comentar nada, me gustaría pediros perdón por no escribir tan a menudo. Y el caso es que no será por temas, ya que podría hablar de bastantes y más seguidamente, pero es que aún no he encontrado “mis ganas de hacer cosas” y el cansancio del día a día no ayuda a encontrarlas. Algún día las encontraré, ¿dónde se habrán metido?

Lo que hoy venía a comentaros es una noticia que acabo de leer en un periódico digital (Diario de la Ribera) de mi pueblo-ciudad, Aranda de Duero. Bueno, en realidad la noticia no se refiere esta vez a un acontecimiento que vaya a ocurrir en Aranda, sino que la pilla de refilón.

Poniéndonos en antecedentes

Resulta que ya hace unos años un gran empresario vino a nuestro pueblo-ciudad para decirnos que nuestra plaza de toros estaba vieja y era peligrosa. Algunos se lo tomaron en serio y apuntalaron la plaza por dentro, haciendo que el resto nos lo creyéramos (he de confesar que los hierros saliéndose de las vigas hacía su trabajo también). Así que nuestra quedirísima “La Chata”, construida por todos los arandinos hace 100 años con el sudor de su frente, fue derruída.

Este empresario nos trajo un gran producto: una plaza de toros nueva, cubierta, con muchísimas localidades, con posibilidad de hacer conciertos en su interior, con unas piscinas cubiertas, con un centro comercial, con un museo, con un parking subterráneo y otro exterior, con una pista de hielo… y seguramente más cosas, demasiadas creía yo en su momento. A todos los arandinos este producto nos encantó, así que le dijimos a todo que sí y ¡manos a la obra! Nos pusimos muy contentos.

Ahora viene la realidad. Resulta que de ese producto ha quedado un aborto (no tiene otra definición). Creo que de todo lo prometido, no sé si es que se rompió el papel o se corrió la tinta, que se quedó con “una plaza de toros nueva, cubierta, con muchísimas localidades, con posibilidad de hacer conciertos”… y ya. El resto simplemente desapareció. Eso sí, al lado salieron ciertas casas pegadas a la antigua carretera N-1 (y pegadas es pegadas), una casa de guarda con demasiados pisos (lo único rectificado, olé), un ruedo que debió encoger con la lluvia (sino no lo entiendo)…

Ah, y lo más importante: la plaza de toros ya no es de los arandinos, ahora es de este señor empresario. Un convenio firmado en su momento decía que el ayuntamiento podía disfrutar de la plaza de toros, sin coste alguno, durante 12 días. Pero del dicho al hecho, hay un gran trecho, como todos podemos recordar con el concierto de El canto del loco unas fiestas patronales (se requería cierto dinero al ayuntamiento por la venta de entradas y no sé qué más rollos).

Lo nuevo

Lo curioso viene ahora. En la noticia que puse al inicio se puede leer el siguiente titular:

“Victoriano del Río promueve una plaza de toros en Miranda de Ebro”.

No puedo describir la reacción que he tenido. Ha sido una mezcla de “otra vez no”, de salir corriendo a avisar a todos los mirandeses, de enfadarme aún más con el gran empresario, de revivir todo lo pasado… no sé, demasiadas sensaciones desagradables por milésima de segundo.

Posteriormente, tras leer los comentarios de la noticia, he podido comprobar que mis sensaciones eran compartidas por todos los arandinos. Las mismas diría yo. Incluso en ellas se puede ver el cariño que le tenemos todos.

Conclusión

No puedo entender cómo un empresario como este, que ha demostrado que sólo se guía por el dinero, el interés de conseguir lo que quiere al precio que sea, de quedar mal delante de más de 32.500 personas, de conseguir crear una Plataforma Ciudadana por la Plaza de Toros de Aranda de Duero, de dejar un coso ilegal y sin permisos finales como un muerto a todos los arandinos, de no cumplir… tiene la vergüenza de aparecer unos kilómetros más arriba de la provincia para intentar repetir la misma hazaña.

Espero que esta vez los mirandeses se den cuenta de la situación y no se vuelva a repetir lo que pasó aquí. Que ojalá consigan una plaza de toros con todo lo prometido y con un convenio ayuntamiento-empresario bien atado para que no haya problemas. Tengo la esperanza de que alguien enseñe a este empresario lo que es cumplir promesas, cumplir convenios, cumplir la ley… que creo que esa lección no la aprendió en su día.

Un viaje complicado y gente muy generosa

Hoy me encontraba en Valladolid preparado para salir para mi ciudad natal, Aranda de Duero (Burgos), ya que tenía que recoger varias cosas que tenía pendientes desde navidades, pero recibo una llamada al mediodía de mi padre: “mira a ver que aquí en Aranda esto se está poniendo malísimo, está cayendo una nevada de las que no se veían en años“. El caso es que en Valladolid, ni un copo. Quizás eso fue lo que me animó.

Me informé a través de la DGT y vi que las carreteras estaban en alerta naranja (circulación regular). Lo que no leí fue que dicha “circulación regular” es una en la que te patina el coche, has de llevar cadenas (con el consiguiente problema de saber ponerlas), vas máximo a 60 km/h, hay camiones y coches cruzados en la carretera y tirados en los arcenes, y tardas más de tres horas en un viaje que se hace en una hora. Eso me pasa por no dar al tan valioso enlace [+ ver más].

Salí a eso de las siete de la tarde de Valladolid por la carretera VA-140 (la que va a Renedo de Esgueva). Todo empieza bien, algún pequeño resbalón sin problemas, pero después de 30 km todo se pone horroroso. Es cuando empieza a haber gran nieve, problemas al circular, camiones cruzados… todo eso que dije antes. Ya no sabía si seguir (me quedaban 70 km) o dar la vuelta, pero veía más difícil encontrar un sitio para dar la vuelta y regresar que seguir. Así que seguí y seguí hasta Castrillo de Don Juan que paré al quedarme solo en la carretera y estar todo más horrible aún, sin saber lo que me iba a encontrar en la CL-619.

Allí hablo con los vecinos que me ayudan a poner las cadenas al coche, ya que yo no tenía ni papa de cómo ponerlas. Lo que me pareció más curioso es que, sin conocerme de nada, me invitaron a quedarme en sus casas para pasar allí la noche, ya que tenían una cama de sobra que dejarme. Ahí descubrí que en los pueblos se sigue manteniendo esa tradición de ayudar al prójimo ante situaciones extremas. Y da gusto.

salida-portal-casa

Resumiendo, sobre las 22:20 y ya con cadenas en el coche (es la mejor maravilla que han inventado, ni se resbala, sube las cuestas genial y se puede frenar en condiciones) llegué a Aranda de Duero, el origen de la nevada según pude comprobar. Y aquí estoy, cogiendo calor en casita y escribiendo esta entrada, quizás para recordarme en futuras ocasiones que cuando nieve en condiciones, no cojas el coche si no es de extrema urgencia.

Fiestas de Aranda 2008 (V)

Ya ha pasado el domingo 21 de septiembre, ya se ha acabado las Fiestas de Aranda 2008. Puedo resumir que estas fiestas han sido más atípicas de lo normal por:

  1. Algunos socios, como es mi caso, de la peña “El Jarro” no han acudido a los toros, lo cual hace que sean unas fiestas más sosas (otros socios fueron con abonos de otras peñas, lo cual muy mal por su parte porque si se vota que la peña como asociación no va, debería respetarse la decisión).
  2. He tenido demasiado tiempo libre a causa de no tener exámenes en septiembre. Es un alivio, pero acostumbrado a estudiar, hacer exámenes y estar de fiesta, como que me ha faltado algo.

Ahora, para mí, han sido unas buenas fiestas con conciertos de calidad y bastantes actuaciones para gente de todas las edades. Se nota que Aranda está subiendo de nivel y puede permitirse unas fiestas más completas.

Sólo me ha faltado comentar los dos últimos días: sábado y domingo. El sábado fue más o menos como cualquier otro día de fiestas: hubo una comida en la peña para todos los socios; hubo toros para la gente que fue; hubo bajada de los toros sin ir a los toros como es mi caso, hubo cena en la bodega para todos los socios (pack completo, comida y cena); y hubo verbena amenizada por la orquesta Musicalia, la cual fue bastante divertida ya que hacían mucho el tonto. El domingo fue más tranquilo, lo cual es bueno ya que vienes de una semana de fiestas y al día siguiente hay que trabajar. Partiendo de algunas pocas actuaciones, lo que más hizo la gente fue ver a los moros (sin tono despectivo, se les llama así aquí) y a las barracas, para ver finalmente la traca en la Plaza Mayor, bailando el Baile de la Rueda y algunas jotas.

Ya sólo decir que para otro año, los que más cerquita estéis de Aranda, busquéis un hueco y asistáis a las fiestas, que creo que no os van a decepcionar y váis a pasar un rato cojonudo.

Ahora a empezar la vida rutinaria…

Fiestas de Aranda 2008 (IV)

Y Aranda sigue de fiestas, aunque estos días con más tranquilidad, debido a que miércoles, jueves y viernes son días de trabajo (pero no intensivo, jeje). Voy a juntar en esta entrada estos días, ya que, exceptuando el martes, no han sido muy notorios.

Como el resto de días anteriores, las mañanas “ausente”. Y como el resto de días anteriores, hicimos la bajada de toros sin ir a los toros, pero esta vez con homenaje a la Reina y Damas de fiestas en el balcón del ayuntamiento. La Reina, muy jovencita con 18 años, es muy guapa; y las Damas, de 21 y 22 años, también lo son (las podéis ver en el programa de fiestas). Luego cenamos en la bodega, con una temperatura ideal.

Homenaje a la Reina y Damas

Como concierto y verbena a la vez tuvimos a La madre que los parió (martes 16 de septiembre, 24:00 horas, Plaza Mayor), un grupo de Sevilla con el que te ríes un montón. La actuación era de cinco personas medio disfrazadas que cogían una canción y ponían la letra de otra o criticaban a las canciones o cantantes de forma que te hacían reír. Quizás alguien ya les conozca, ya que estuvieron en “Tú sí que vales”, el programa de talentos de Telecinco, pero no les cogieron. Y de ahí a la cama, a descansar después de cuatro días de fiesta.

Luego, el resto de días, esos en los que no se sabe si aún estás de fiesta, estás de descanso o estás trabajando, son en los que se realizan las vaquillas mañaneras y las cucañas (a las cuales no he asistido por su pronto horario… lo que me gusta dormir, o peor, lo que me gusta trasnochar). A lo que sí he asistido es a los conciertos que dieron y a la presentación del PFC de Marta y Santi el jueves en Valladolid, con un 9.3 de nota final y los comentarios desagradables de Mercedes (esa profe estúpida de Bases de Datos). ¡Mi enhorabuena a los dos! Ya tenemos entre nosotros a dos I.T. Informática de Gestión más.

El primero fue del Nuevo Mester de Juglaría (miércoles 17 de septiembre, 24:00 horas, Plaza Mayor) que se trata de canciones castellanas de esas de toda la vida, pero con un toque más moderno en cuanto a instrumentación (había violines, bajo, piano, guitarra, bandurria, dulzaina…). Todo el mundo cantaba en la plaza menos yo, que no conocía la letra de ninguna canción; luego ya me explicó mi tía que el resto los conocían porque anteriormente fueron muy famosos por allí, en la época revolucionaria. A quienes os guste este tipo de música, es recomendable.

El segundo concierto fue de una artista más famosa, Diana Navarro (jueves 18 de septiembre, 23:00 horas, Plaza Mayor), que cantó sus canciones con su potente voz, poniéndonos en muchos casos la piel de gallina. Además, la noche acompañaba con una temperatura veraniega (unos 22 grados). Me gustó mucho, aún cuando reversionaba sus canciones, dándolas otro toque, pero de recomendar… a los que les guste esta cantante. También, posteriormente al concierto, había una especie de verbena en la Plaza del Trigo, pero era tan, tan mala, que no pude aguantar.

Hoy viernes, además del resto de actuaciones, está el concierto de Extremoduro (viernes 19 de septiembre, 23:00 horas, Recinto Ferial), pero yo creo que no asistiré… no es que me guste mucho este tipo de música, sólo alguna de sus canciones (y muy pocas). También habrá una verbena del grupo Galeón; a esa sí que iremos toda la peña, después de la cena en sociedad en la bodega, para retomar el periodo festivo que dejamos el martes, jeje.

Edito: Parece ser que el concierto de Extremoduro fue un desastre, que debieron empezar muy retrasados, parar miles de veces porque les molestaba que les vieran desde fuera sin entrada (que hubieran tapado mejor la zona, no te…), tocaron poco e hicieron descansos enormes. Por esos comentarios, se podría decir que, o estaban muy colocados, o se les ha subido la fama a la cabeza, o son estúpidos simplemente. Por tanto, un NO recomendable como concierto (dicho por mi hermana y amigos que sí asistieron). En cambio, la verbena una gozada, ya que animaban al personal con chorradas y tenían música de la de ahora, de esa que sale en la Cadena Dial y los 40 Principales.